Mejorar la señal en nuestros dispositivos

por Abr 3, 2020Uncategorized1 Comentario

LA SEÑAL: VEHÍCULO DE INFORMACIÓN

En nuestra vida cotidiana estamos rodeados por una considerable cantidad de dispositivos en los cuales recibimos y transmitimos información.

Ordenadores personales, portátiles, tablets, smartphones… nos permiten la comunicación con el resto del mundo, con nuestras personas allegadas, el teletrabajo, consultas de Internet, redes sociales y un largo etcétera que configura nuestro actual modo de vida. Somos personas interconectadas.

La información se transmite por diferentes soportes: físicos o inalámbricos. Así tenemos las redes de fibra óptica, el decadente ADSL, las redes inalámbricas de telefonía móvil GSM 3G/4G y las redes internas WiFi para la difusión de la señal dentro de los edificios.

En este artículo veremos diferentes maneras de mejorar la calidad de la señal que nos llega a nuestros dispositivos. El objetivo es garantizar la fiabilidad de la información, evitar los molestos cortes y obtener un servicio de calidad en las transmisiones.

REDES FÍSICAS

Los operadores de Internet establecen redes de cableado que conectan sus centrales con nuestros domicilios.

En el pasado, la información se transmitía aprovechando las redes de hilos de cobre de la telefonía. Así teníamos los entrañables «modems» que convertían la señal digital en analógica y viceversa. Este sistema era lento y poco fiable. La velocidad de transmisión era muy limitada y muy sensible a la calidad de la línea física, distancia a la central, etc. Además tenía el inconveniente de que no se podían utilizar de forma simultánea los servicios de Internet y la propia telefonía por voz. Era uno u otro.

Con el advenimiento de la tecnología ADSL se mejoró la calidad de transmisión. Aumentó la velocidad, especialmente en la recepción. Además, ya se podía simultanear el servicio de voz con Internet. No obstante, el ADSL continuaba sufriendo algunos problemas: seguía siendo sensible a la distancia el domicilio hasta la central (atenuación) y no ofrecía velocidades simétricas. La bajada era mayor que la subida. Esto lo hacía desaconsejable para ciertos servicios. Por ejemplo, instalar un servidor en el domicilio.

La llegada de la fibra óptica resolvió todos estos problemas. Ya no disminuía su rendimiento en función de la distancia de nuestro domicilio hasta la central, las velocidades son simétricas (igual en bajada que en subida) y se aumenta considerablemente la velocidad y la latencia en valores de escasos milisegundos.

Para mejorar la señal en este tipo de redes físicas, realmente no podemos hacer mucho por nuestra parte. Si la instalación del cableado y los equipos se ha realizado correctamente el servicio debería ser satisfactorio.

Las precauciones que deberíamos adoptar para no perder calidad en la señal serían:

 

  • Proteger el cableado de la mejor manera posible.
  • No dar tirones a los cables ni perforarlos (en posibles reformas en la casa).
  • En la fibra óptica: asegurarnos de que el cable no tenga ángulos rectos. Todo el recorrido debería cursar en formas curvas. En ángulos, la señal óptica se interrumpe.
  • Situar los dispositivos de acometida: routers, concentradores, etc. en sitios bien protegidos para evitar las temperaturas extremas, humedad, etc.

LAS REDES WIFI

Por regla general, en la mayoría de domicilios de particulares el servicio de Internet llega por redes física de fibra óptica y se reparte a las habitaciones por redes inalámbricas WiFi.

Si el domicilio es pequeño, normalmente es suficiente con el router que nos proporciona el operador de Internet. El problema surge cuando la vivienda dispone de varias plantas o existen obstáculos que dificultan en gran medida la transmisión de las ondas WiFi. Un ejemplo frecuente suele ser un ascensor. En estos casos la señal puede llegar muy debilitada a ciertas zonas de la casa. Necesitaremos mejorar la señal en nuestros dispositivos. Para ello existen ciertos aparatos electrónicos que funcionan como repetidores y amplificadores de señal.

Su funcionamiento es muy sencillo. Se sitúan en la mitad del recorrido desde el punto de transmisión hasta el punto de mala recepción. Actúan como receptores de la señal y la reenvían una vez amplificada al punto que sufría señal deficiente.

Actualmente, los routers generan dos tipos de redes WiFi:

 

  • Una de ellas se conoce como 2G y tiene la particularidad de que ofrece mayor alcance en metros pero una menor velocidad de transmisión. Suele estar más saturada en usuarios. Por esta razón, si vivimos en un bloque urbano con muchas viviendas, habría que ir probando con los diferentes canales para encontrar el que esté menos ocupado.
  • La otra red se denomina 5G. Es más reciente por lo cual es posible que algunos dispositivos antiguos no la soporten. Como características, las redes 5G ofrecen una mayor velocidad de transmisión pero tienen un menor alcance. Suele estar menos saturada en cuanto a nivel de usuarios.

Como conclusión podemos elegir la red 5G si nuestro dispositivo la soporta y el alcance es suficiente ya que obtendremos una mayor velocidad. En caso contrario, habría que utilizar la red 2G.

Cuando instalamos un repetidor WiFi, se generan otras dos redes: una que retransmite la red 2G y otra que retransmite la red 5G. Por esta razón, elegiremos una de las cuatro redes resultantes en función de la calidad de señal que recibamos en cada lugar de la casa. Lo más recomendable es ir probando hasta conseguir el rendimiento más satisfactorio.

repetidor wifi

Repetidor WiFi para mejorar la señal en nuestros dipositivos

TELEFONÍA Y REDES 4G

En numerosas ocasiones, el servicio de telefonía y datos es imposible establecerlo con el soporte de redes físicas de cableado de fibra óptica o ADSL. Pensemos en zonas rurales, embarcaciones, sitios de montaña, etc. En estos casos el servicio se materializa por redes inalámbricas 3G / 4G.

Pero ¿qué pasa cuando la recepción de la señal es escasa y de poca calidad?. Para resolver este problema tendremos que recurrir a los amplificadores de señal con antenas GSM para aumentar cobertura movil casero. Se trata de aparatos que funcionan de manera parecida a los repetidores WiFi: su parte de receptor reciben la señal débil, la amplifican y su parte de emisor la retransmite hacia nuestros dispositivos. De esta manera, podremos disfrutar de un servicio excelente de telefonía, videollamadas, Internet, etc.

Además, los amplificadores de señal de telefonía trabajan con diferentes frecuencias para cada uso: 900 Mhz y 1800 Mhz para GSM, 2100 Mhz para datos 3G, 2600 Mhz para conexiones LTE, etc. Su alcance en el interior de las viviendas y edificios oscila entre 200 y 2.000 metros cuadrados, dependiendo del modelo. Aquí podemos ver una buena variedad: MyAmplifiers

Los repetidores GSM consisten en un kit que comprenden diversos elementos. Antena exterior para una buena recepción, cableado completo y accesorios para su instalación. Es importante que tengan certificación CE de la Unión Europea y poco consumo energético ya que es un aparato que deberá estar enchufado a la corriente de manera permanente.

Como mejorar la señal en nuestros dispositivos

Como mejorar la señal en nuestros dispositivos

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.